Imagen de la tristeza

 

 

De esos días que uno se levanta y no tiene ganas de nada, ve el mundo de color gris oscuro y se plantea una y otra vez qué sentido tiene todo esto que estamos viviendo. Sientes una tristeza profunda y sin embargo no entiendes el por qué. La vida te va bien y no tienes grandes problemas. Pues la clave de todo esto está en nuestro cerebro y su sistema de supervivencia y recompensa-placer, y lo mejor de todo esto es que está generado por lo que pensamos cada día.

 

¿Qué es la tristeza?.

 

Tristeza, esa emoción que no nos gusta sentir en nuestro interior. Esa emoción de la que nuestro cerebro se queda enganchado porque le ayuda a sobrevivir.

 

Sí, la tristeza es un mecanismo emocional que nos ayuda a evolucionar y sobrevivir. La parte mala de la tristeza es que si nos quedamos enganchados a ella, difícilmente podremos tener una vida plena.

La tristeza estará ahí cada vez que nuestro cerebro entienda que lo que está ocurriendo en el exterior, nos está agrediendo, y que puede resultar peligroso para nuestra integridad.

 

Lo curioso es que quien decide si lo que viene del exterior es peligroso o no, es nuestro propio cerebro y ¿sabes en qué se apoya? en nuestros pensamientos.

 

Por tanto la mejor forma de vivir una vida de felicidad alejados de la tristeza, es ordenar y guiar nuestros pensamientos hacia actos que nos aporten plenitud y una vida feliz.

 

La tristeza nos ayuda en momentos muy concretos.

 

Imaginemos que hemos sufrido una desgracia en nuestra vida y como es lógico estamos muy tristes. En estos casos, estar tristes y que nuestro cerebro se ponga en modo tristeza nos ayuda a superar poco a poco el duelo y que los neurotransmisores necesarios para la recuperación se vayan secretando poco a poco.

 

Tristeza y estar tristes

 

La tristeza es la emoción que nos ayuda a sobrevivir y el estado de ánimo de la tristeza es estar tristes, podemos cambiar nuestro estado de ánimo de estar tristes pero no podemos eliminar la tristeza ya que nuestro cerebro necesita las emociones para protegernos.

 

La tristeza es una emoción evolutiva que tiene como fin mantenernos en un estado de letargo mental temporal para que nuestro cuerpo se vaya recuperando poco a poco de algún suceso de nuestras vidas.

 

Cómo salir del estado de ánimo de la tristeza.

 

La clave está en analizar qué nos llevo a este estado de ánimo, la clave está en comprender cómo piensa nuestro cerebro y en qué se apoya para ponermos tristes. Muchas veces la tristeza aparece, no porque hayamos tenido una desgracia o hayamos perdido a un ser querido.

 

Son muchas las ocasiones en las que la tristeza aparece cómo mecanismo defensivo ante un error, un fracaso o una demanda de cariño y es que nuestro cerebro es adicto a la afectividad. Es un estado evolutivo de supervivencia, una de las cosas que peor lleva nuestra mente es el rechazo por parte de un grupo, hay que ser muy fuerte y tener muy claro la misión de vida, para enfrentarse e ir en contra de un grupo.

 

Así es, nuestro cerebro, sólo está centrado en dos funciones, placer y supervivencia, por ello si detecta, por ejemplo, que ante un error cometido podemos sentirnos mal, ya que el error puede provocar rechazo a nivel social, nuestra mente buscará los mecanismos necesarios para que el grupo no nos rechace y uno de estos mecanismos puede ser la tristeza.

 

Para nuestro cerebro la noción de tribu es muy importante, hace años significaba vivir o morir y esas conexiones neuronales, aún siguen en nuestra mente instauradas y por lo tanto cualquier acto que nos lleve al rechazo social, es interpretado como peligro, y peligro significa encender todas la alarmas para poder sobrevivir.

 

Lo vemos cada día, un niño que está triste porque llega su hermanito bebe. Uno de sus mecanismos de defensa es ponerse triste y llorar. Otros pueden empezar con las rabietas. Es de esta forma que sus padres le hacen más caso y comprenden que se está sintiendo desplazado del núcleo familiar.

 

O ante la ruptura que tenemos con una pareja, si lo pensamos fríamente, en estos casos el cerebro busca protección ante una situación perdida. Una pareja nos da afecto y nos hace sentir bien, si la pareja desaparece perdemos todo ese afecto y sin afecto, como humanos que somos, no podemos vivir.

 

Entonces ocurre el mecanismo de defensa, nuestro cerebro toma el mando y nos pone tristes, y de esta forma ya nos llega ese afecto, de la familia, de amigos o de personas cercanas. Tenemos abiertos a pleno rendimiento los canales de la afectividad.

 

De ahí que muchas parejas empiezan una nueva relación, en el instante en que alguno de los dos, están en momento de duelo sentimental, con sus canales de afectividad abiertos y nuestro cerebro esperando rellenar el hueco que acaba de dejar la otra persona.

 

¿Entonces qué podemos hacer para no entrar en un estado de ánimo de tristeza?

 

  • En primer lugar, pensar qué nos ha llevado a este estado de tristeza.

 

  • En realidad ¿estamos tristes por el hecho en sí o es porque perdemos algo que nos da placer? Piénsalo desde la distancia.

 

  • Para salir de este estado, un mecanismo muy bueno es hablar con algún amigo. El cerebro se distrae y deja de estar centrado en la tristeza. Así poco a poco va cambiando la ruta neuronal principal y nuestro cerebro deja de estar todo el día pensando en la tristeza.

 

  • Haz deporte aeróbico, que le aporte oxígeno a tu cerebro y produzca un despliegue de neurotransmisores de la felicidad, y ya, si lo haces en un entorno que te encante es una medicina brutal.
  • Los ansiolíticos o antidepresivos no son la solución, sólo aumentan el problema.

 

  • Busca ayuda de un profesional que te acompañe a salir del bache, puede ser un coach o un psicólogo, si ya la tristeza se ha convertido en enfermedad crónica. Anímate a seguir el viaje del líder.

 

  • Visualiza cada mañana y cada noche, cómo te gustaría estar en tu vida, díselo a tu cerebro con tus pensamientos, rápidamente comprenderá que no quieres estar triste.

 

  • Sé muy sincera contigo misma, pregúntate qué beneficios te aporta estar triste y porqué quieres seguir estando triste. Encontrarás respuestas muy interesantes.

 

  • Actúa ante estas respuestas, si es falta de atención por parte de una persona querida díselo, habla con la persona. Si es en el trabajo, habla con el/la responsable de este estado de defensa.

 

  • Vigila tu estrés, el estrés te lleva a no controlar tu vida, y no controlar tu vida te lleva a entrar en un estado de alarma en el cerebro y éste, te lleva a la tristeza para protegerte y, ojo que si no corriges este estrés, tu cerebro puede llevarte a una depresión para que pares sí o sí.

 

  • Busca recompensas para tu cerebro pero que sean de larga duración. Ante al tristeza no te centres en buscar recompensas de corta duración, como la comida o el alcohol, una vez que se acabe esta recompensa, estarás aún más hundida, ya que no habrás solucionado el problema de base y, además tendrás resaca y/o unos kgs de más, lo que te llevará a sentirte aún peor.

 

 

Una recompensa adecuada y de larga duración puede ser hacer un viaje a visitar a un amig@ que hace mucho que no ves y este viaje te proporcionará placer y respuestas además de un cambio en las conexiones neuronales del cerebro.

 

En conclusión

Me gustaría que todas estas estrategias te ayuden a conocer mejor tu tristeza y saber salir de ella aplicando todos estos consejos que te he dejado más arriba.

 

Si quieres dejar un comentario más abajo, sobre cómo te sientes o alguna cuestión que me quieras plantear, estaré encantado de responderte y si ves que este artículo puede ayudar a alguien que conoces compártelo y se un mensajero de felicidad para otras personas.

 

La vida es breve para vivirla en un estado de tristeza, sabes bien que te mereces ser feliz cada día.

 

Nunca dejes de viajar………..

 

El Viajero Incansable.

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar